EL JUEVES DE SOFÍA

Escribir es escapar

El universo y las palabras

Somos personas en las cuales absorbemos palabras y más palabras, como esponjas para con el agua. Somos y desde chicos inculcados con palabras ajenas, que nos van construyendo el pensar de las cosas, las creencias y las ideas.

No somos más que individuos adoctrinados en un mundo adoctrinado, en donde todos vamos en diferentes direcciones, pero al fin y al cabo, hacemos las mismas cosas en diferentes momentos de la historia humana.

Lo irónico es que creemos, y me incluyo, que lo que somos o lo que construimos mental o materialmente termina ahí. Creemos, por medio de nuestro ego, que nosotros construimos y deconstruimos al mundo. Lo hacemos nuestro. Lo irónico que somos nada en la nada de un todo que a veces me pregunto y cuestiono si existe.

Es decir ¿Existe el todo? ¿Existe el universo? ¿O simplemente son meras palabras que nos impusimos en nuestras mentes para alivianar la existencia de nuestro ser para creer que hay más?.

Me cuestiono y me interrogo, pero a veces es en vano, ya que a veces esas preguntas no son simples de responder, lo que si estoy seguro que uno se debe preguntar cosas como estas, y solo uno puede responderlas, como por ejemplo, preguntas como ¿Quién soy? ¿Por qué morimos?.

En fin, son preguntas que cada uno, individualmente, puede reponerlas y no debe ni va a encontrar respuesta en otro.

Pero vayamos a las primeras preguntas, para descomponer un poco esas interrogantes. Creo y pienso, que el todo es algo casi inexplicable y que puede llegar a ir de la mano con el universo en su totalidad, pero la verdad es que no creo, a veces, que exista el universo, por el simple hecho de que nosotros estamos soñando todo el tiempo, es decir, estando despiertos o dormidos soñamos.

La diferencia cabe, en que soñar dormido es constante y soñar despierto no lo es, porque choca con la materia, pero a su vez me planteo la pregunta que si, entonces, choca con la materia ¿Por qué es que el universo no existe?.

La verdad es que hay preguntas que ni yo, ni el ser humano en si, algún día pueda responderlas. Espero, solemnemente, que si, pero somos muy limitados, somos finito.

De todos modos creo que el mundo es una ilusión, es algo creado por nuestra mente, es un sueño constante interrumpido por la materia.

Pero también tengo que reconocer que el ser humano es alguien que esta dirigido por la palabra, es alguien que nace y se construye a partir de ellas. Es decir, desde el momento que una persona nace o, aún más, en el momento que esta comenzando a transformarse dentro del huerto de la madre, ya en su mente entran palabras y mas palabras del padre y de la madre, y porque no de quienes rodean esa panza.

Somos palabra, somos esponjas de palabras y tenemos creencias interpuestas por personas que también fueron adoctrinadas y, que al fin y al cabo, nuestras creencias son cinco por ciento ciertas y las restantes falsas.

Lo bueno de esto es que las condiciones de ser adoctrinados dura un cuarto de nuestras vidas o, tal vez, menos. Para que después nosotros tomemos las riendas y apagar la tele del adoctrinamiento para pensar, cuestionar, criticar, deconstruir todo y por fin crear nuestras palabras y creencias para no ser pensados.

Hay que ser muy consciente de esto y reflexionar. Mas allá de que sepamos de que las cosas son dadas por algo que nadie lo puede explicar, pero debemos ir para otra dirección que no sea la misma por la que todos van.

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s