Cierro los ojos para ver

¿Y si empezamos a mirar el mundo dentro de nosotros? Es decir, todos sabemos eso, todo el mundo nos dice eso, pero ¿Lo implementamos? ¿Frenamos un poco, cerramos los ojos y nos ponemos a pensar las cosas?

Hay que ver el mundo desde adentro, esto es una afirmación, una acción en fin, porque al hacerlo lo vemos con los ojos de la mente, o sea, la mente te muestra lo externo y lo hace de manera subjetiva, en cambio, cuando vemos el mundo de forma natural y con los ojos lo vemos de forma objetiva.

Es ahí donde nuestro ego se hace mas fuerte y separamos las cosas o, mejor dicho, caracterizamos, dividimos y clasificamos las cosas. Decimos que es lindo y que es feo, que bueno y que es malo, lo que quiero o lo que no quiero. Por eso hay que hacerlo desde la mente, porque la mente es sutil y el mundo es tosco.

Además, vivimos constantemente en un sueño y todo ya esta predeterminado, predicho por anticipación, desde antes de que saliéramos al mundo con nuestros egos, por eso no hay que preocuparnos porque todo esta dicho y escrito. Hay algo que es un todo y guía todo esto, nosotros somos finito y permanecemos en la finitud, nada podemos hacer.

Somos la punta de un iceberg y cerrando los ojos, conectandonos y viendo el mundo desde adentro aprendemos a no ser solo la punta, sino que a ser todo el iceberg, ensamblando con ese todo que maneja todo.

Después de todo, no es que la flor tenga ese aroma, sino que ese aroma esta dentro de nosotros. No es que el calor del sol se refleja en nuestro cuerpo, sino que ese calor lo construimos dentro. No es que estas palabras están aquí plasmadas, sino que son estas palabras las que están en tu interior.

Creo que solamente no estamos viendo como se debería ver.

Cerremos los ojos para ver.